Equipo de trabajo de Frenkit en Puente la Reina. 06.03.2019

Esta compañía, ubicada en Puente la Reina, cubre con su gama de productos el 95% del parque automovilístico de Europa

Hace apenas tres años Ignacio Fuente (Bilbao, 1989) y Andrés Sendagorta (Madrid, 1988), licenciados en ADE por la Universidad de Navarra, decidieron montar una sociedad con un grupo de inversores con el objetivo de dar un cambio en su carrera profesional y entrar en el mundo de la pyme. Desde el primer momento ambos amigos, que se conocieron estudiando un MBA en IESE Business School, tenían claro su objetivo: encontrar una pyme que tuviese un problema de relevo generacional y que pudiera ser una plataforma para un gran proyecto vital. “Contábamos con las ganas de iniciar un nuevo proyecto y la formación adecuada; además de una mentalidad fresca”, señala Ignacio Fuente, director general, financiero y supervisor de operaciones.

Sin conocer el sector del recambio, en marzo de 2019 descubrieron Frenkit, una empresa con sede en Puente la Reina (Navarra), que diseña, fabrica y comercializa kits para reparar los sistemas de freno principalmente de automóvil y que en esos momentos estaba dirigida por el  matrimonio fundador, de unos 60 años. “Ambos venimos del mundo de la gran empresa y queríamos dar un cambio en nuestras carreras profesionales; buscar un proyecto propio donde nuestro trabajo impactasen de forma más directa. Descubrimos en Frenkit el proyecto perfecto: una empresa con un mercado internacional, con margen de desarrollo y con un equipo humano joven y con potencial”, explica Fuente.

De Navarra al resto del mundo 

“En Frenkit vendemos componentes para reparar los frenos de los coches. Contamos con un catálogo de más de 6.000 referencias de kits que dan cobertura a más de 50 países en todo el mundo”, explica Andrés Sendagorta, director general y comercial centrado en el desarrollo de negocio. 

Despiece de una de las referencias de kits de Frenkit

Principalmente, la compañía exporta kits de freno sobre todo a países ubicados en el norte y este de Europa; mientras que fuera del continente lo hacen a Oceanía, Asia y América. “Antes de que llegásemos la empresa ya contaba con un enfoque exportador, durante esta primera etapa nos hemos dedicado a preparar a la compañía para seguir creciendo y afrontar nuevos retos con el objetivo de llegar a todo el mundo”, apunta Sendagorta. 

En su fábrica de Puente la Reina, el departamento técnico lleva a cabo la selección de frenos a desarrollar así como  el diseño de cada uno de los componentes. “Primero seleccionan qué vehículos son los que quieren desarrollar, el segundo paso es el diseño de esas piezas que contienen esos frenos y luego ya montan los kits, comprueban la calidad y los almacenan para su posterior envío”, detalla Sendagorta. “Nuestro objetivo es servir el mayor número de referencias a nuestros clientes. Los kits de Frenkit están preparados para dar soporte al 95% de los modelos que se encuentran en circulación.” “Para todas las marcas tenemos algo”, señala Ignacio Fuente.

Una labor exhaustiva de cara a sus clientes 

Principalmente, su tipología de cliente son los mayoristas del recambio que se dedican a vender kits de freno y también a vender cualquier tipo de recambio dentro del sector automoción como filtros, amortiguadores  y partes de motor, por ejemplo. “Al estar en este nicho tan pequeño tenemos que dar un servicio de muchas referencias. En cada pedido que nos hacen nuestros clientes puede haber hasta  1.500 referencias distintas. Esto tiene unas altas exigencias logísticas internas si queremos servir en menos de una semana., señala Ignacio Fuente. 

Uno de los kits de freno que elabora Frenkit

Otros usuarios habituales de los productos de Frenkit son talleres generalistas o especializados en frenos; Do It Yourself, particulares que se reparan los frenos ellos mismos; o tiendas pequeñas de recambios. “En un primer momento, nuestro objetivo es ampliar la huella geográfica de nuestras ventas, la gama de productos y dar un mejor servicio a nuestros clientes”, argumentan los directores generales. Al fin y al cabo, el objetivo de Frenkit en el corto plazo es llegar a ser líderes en la venta de kits de reparación de sistemas de frenado. 

El equipo de trabajo, uno de los principales pilares de Frenkit

“Contamos con un equipo de más de 30 personas con un perfil mayoritariamente  técnico, bien formados y que tiran la empresa hacia delante con ilusión y muchas ganas”, indica Andrés Sendagorta. Tanto Ignacio como Andrés recalcan que lo más importante del equipo es su calidad humana, y destacan la cantidad de nacionalidades e idiomas que se habla en una familia tan pequeña. “Nos rodeamos de personas que hablan polaco, inglés, francés, castellano, euskera, árabe, catalán y ruso”.

Desde que se produjo este relevo generacional, Andrés e Ignacio se han sentido muy acogidos por distintas empresas del sector en Navarra. “Tuvimos una calurosa y gentil acogida de empresas como Icer Brakes, Nucap o Lizarte, por lo cual estamos muy agradecidos», explica Ignacio Fuente.

A su vez, señalan que una de las partes más bonitas de Frenkit es que parte del proceso de fabricación y montaje de kits está cedido a Tasubinsa, Cáritas y la Fundación Varazdin. “Nos sentimos muy orgullos de que estas empresas trabajen con nosotros. Les enviamos los distintos componentes y órdenes de trabajo y ellos montan los kits de freno. Estamos muy contentos no solo por poder participar con ellos, sino por sus buenos resultados. Somos 30 trabajadores, pero el ecosistema de trabajo es mucho más amplio”, asegura Andrés Sendagorta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here