Wavegarden, la empresa vasca líder en generación de olas artificiales, ya ha llegado a cuatro continentes

0
798
Olas artificiales empresa vasca

Wavegarden, con sede en San Sebastián, busca ser la primera compañía del mundo en lanzar al mercado un parque de surf 100% autosuficiente

El surf es un deporte acuático practicado por más de 25 millones de personas en todo el mundo. Gracias a la empresa vasca Wavegarden, líder mundial en el sector de los parques de surf que cuenta con cinco instalaciones repartidas en cuatro continentes, este deporte puede ser practicado, incluso en lugares en los que no hay mar.

Fundada en 2005 por el ingeniero vasco Josema Odriozola, y la economista deportiva alemana Karin Frisch, Wavergarden, surgió con el único propósito de recrear las olas del mar para conseguir que todo el mundo pudiera beneficiarse del surf en cualquier parte del planeta. “Decidimos crear un concepto nuevo en el mercado que transformaría cualquier lugar en un destino exótico y seguro para la práctica del surf, con olas garantizadas y un plan de ocio alternativo a la vez que inclusivo”, aseguran desde la compañía. Actualmente, Wavegarden tiene 44 proyectos en marcha y es la empresa con mayor número de instalaciones de surf abiertas al público en el mundo.

Josema y Karin se dieron cuenta de que no existía ninguna tecnología de generación de olas artificiales que pudiera ofrecer rentabilidad en el mercado. “Descubrimos que el potencial del negocio era muy evidente. Por eso comenzamos a innovar y crear un nuevo mercado desde cero”, explican. El siguiente paso consistía en desarrollar un servicio totalmente integral que fuera más allá de la mera creación de lagunas con olas de surf, incluyendo, también, servicios de desarrollo, estudios de viabilidad, construcción de laguna, tratamiento de agua y soluciones de mantenimiento, entre otros.

La tecnología Wavegarden Cove, revolucionó el mercado ofreciendo por primera vez en la historia hasta 1000 olas de calidad por hora para todos los niveles

Volviendo a los inicios de la compañía, en 2010, y tras varios años de investigación y desarrollo, en Wavegarden fabricaron su primer prototipo surfeable con la tecnología Wavegarden Lagoon y con esta tecnología se construyó en Reino Unido, Surf Snodownia. Sin embargo, no fue hasta 2016 cuando la empresa revolucionó el mercado con su nueva tecnología, Wavegarden Cove, ofreciendo la mayor variedad de olas y capacidad de usuarios, con el menor consumo energético y de agua. Actualmente, la compañía ha desarrollado cuatro parques de surf con la tecnología Wavegarden Cove: Alaïa Bay (Suiza), Wave Park (Corea del Sur), Urbnsurf (Australia) y The Wave (Reino Unido).

“Desde el punto de vista técnico, Wavegarden Cove tiene un sistema electromecánico en el que se utilizan motores para mover de forma secuencial grandes módulos que desplazan el agua, dentro de la laguna, para crear olas”, comentan desde la empresa. Esta laguna de surf se encuentra dividida en dos mitades, ya que la estructura del muelle central alberga el generador de olas.

Una empresa vasca crea olas artificiales en cuatro continentes 1
Wavegarden Cove en The Wave ubicado en Bristol (Reino Unido)

La tecnología Wavegarden Cove es capaz de generar hasta un máximo de 1.000 olas/hora. Además, puede albergar hasta 90 usuarios al mismo tiempo practicando surf y cuenta con 23 tipos de olas diferentes y aptas para todos los públicos. “Esta tecnología está desarrollada para cualquier persona, sin importar la edad, género o capacidad. Desde surfistas amateurs, hasta expertos que requieran entrenar con las olas de giros y tubos”, subrayan.

Gracias a su estructura, Wavegarden Cove ofrece dos zonas para surfear. La primera, la zona de Arrecife, la más cercana al vértice de la laguna, ofrece tubos y olas de giro de hasta dos metros, llegando a conseguir hasta 16 segundos de ola surfeada. La segunda, denominada Bahía, es la zona con olas más pequeñas de cerca de 0,5 metros de altura. “Esto permite que en una misma sesión puedan estar surfeando expertos y amateurs, influyendo directamente en la rentabilidad del proyecto”.

Wavegarden Cove: Sostenibilidad e impacto social

Resorts, centros de tecnificación, urbanizaciones privadas, centros comerciales, mercado inmobiliario, sector público o parques temáticos y de aventura. Son muchos los lugares de ocio donde puede implantarse la tecnología Wavegarden Cove que, “gracias a las bajas pérdidas energéticas y el alto rendimiento de la maquinaria, los niveles de eficiencia energética del generador de olas son altamente elevados”.

En la actualidad, el coste energético que se ha generado por este sistema es de 1 kWh. para las olas más grandes, y la mitad para las más pequeñas. A su vez, los proyectos de Wavegarden se diseñan inhouse, esto ha permitido que las propuestas de los proyectos a los clientes buscarán siempre integrarse en el entorno natural, reduciendo el impacto visual y acústico de estos, basándose siempre en los principios de la arquitectura sostenible y de la bio construcción.

Una empresa vasca crea olas artificiales en cuatro continentes 2
Wavegarden Cove en The Wave ubicado en Bristol (Reino Unido)

“En nuestras instalaciones Surf Snowdonia, situadas en Gales (Reino Unido), llevamos a cabo la construcción sobre los terrenos de una antigua fábrica de aluminio con suelo contaminado. Además, esta instalación ha utilizado agua de lluvia para el llenado de la laguna. Por otro lado, nuestra sede y centro de I+D de Aizarnazabal y las instalaciones de Australia, Suiza, Reino Unido y Corea del Sur emplean energía renovable en sus centros”, indican desde la empresa vasca.

Una apuesta por el futuro del surf

La I+D forma parte del ADN de Wavegarden, tal y como afirman desde la compañía su principal reto en la actualidad consiste en desarrollar “un nuevo avance tecnológico que nos permita abrir instalaciones en terrenos más reducidos y con diferentes geometrías, sin dejar de lado la investigación en mejoras vinculadas a la eficiencia energética y sostenibilidad de los proyectos”.

En la actualidad están trabajando en dos nuevos Wavegarden Cove, ambos en Brasil, concretamente en Fazenda (São Paulo) y en Garopaba. “Un Wavegarden Cove es un “pedazo de mar” en el que sucede todo lo que hay que conocer para desenvolverse seguro en un medio acuático con olas: corrientes, cambios de profundidad, series de olas y zona de impacto. Es el entorno ideal para que alguien pueda iniciarse en este deporte o perfeccionar su técnica”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here